Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Tiendas con Historia’ Category

“Los Comentarios del Sr. Smith”.

Falta tiempo, pero voy avisando, este año no quiero sonrisas de cartón, ¿queda claro?
Este año quiero experiencias, quiero personas, quiero oficio, quiero cercanía, quiero lo de siempre, lo que hace ciudad, lo que se ve por las calles. Quiero regalos, claro, como siempre, pero los quiero con sentimiento, con cariño, con dedicación. Quiero detalles que hayan supuesto una emoción para quien los compra, quiero mostrador, quiero conversación, quiero que en cada regalo haya un poco de cariño, de tiempo, de dedicación, de consejo, de sugerencia.

Quiero que este año el regalo sea lo que siempre fue, todo un proceso de búsqueda, de descubrimiento, de recuerdo, de pensamiento. Que mi regalo sea motivo de debate, de duda.
Sea lo que sea, sin importar el precio, por barato que haya sido, quiero que mi regalo sea para mí, pero también para la ciudad, para el comercio, para el oficio, para el profesional que me lo vende, para el artesano, para el pequeño fabricante que pelea por mantener su negocio.

Este año quiero que mi regalo salga del comercio local, del que paga impuestos aquí, del que hace ciudad, del que me informa y me ayuda, del que me asesora en la compra y me aconseja en el momento de duda, del que me da garantías y me explica su uso, del que me ofrece su casa y su tiempo para mostrarme su oferta, del que me escucha y me orienta en las dudas, del que me da las gracias, del que me saluda, del que conoce mi nombre. Del comercio de siempre, me da igual si es de mi barrio, de mi ciudad, de mi región…

Este año no quiero que mi regalo sea uno más de los millones de cajas que colapsan las ciudades, no quiero más contaminación, no quiero generar desechos, no quiero ser partícipe de una economía impuesta en los grandes mercados, no quiero que mis gustos sean moneda de cambio y negocio para grandes plataformas de venta, quiero ser libre en mi elección. Entrar y salir de las tiendas, sin que el vendedor virtual me persiga hasta en la sopa, quiero discreción, quiero sosiego. Quiero ciudades limpias y no colonizadas por cajas de cartón con sonrisas falsas.
No quiero sonrisas de cartón, las quiero de personas, de verdad, con sentimiento, con cariño.
Y si no puedes comprarme nada, no te preocupes, con tu sonrisa me valdrá, será verdadera y no de cartón.

opiniones del sr smith

“Los Comentarios del Sr. Smith – Reflexiones de la vida desde mi sombrerera”.

Anuncios

Read Full Post »

Me imagino a Karen Blixen, autora de Memorias de África, vestida así para escribir. Un pantalón ancho, con pinzas, de corte masculino y muy cómodo. Una chaqueta de punto, suave y ligera, entallada al cuerpo con un fino cinturón, lo justo para aportar un toque femenino pero sin oprimir. Y en los pies, unos zapatos de cordones, de corte inglés, y con tacón. Y la veo frente a una vieja máquina de escribir con la mirada perdida, de vez en cuando, hacia el paisaje que se divisa desde esa enorme ventana que le proporciona una luz impagable. Mientras trabaja, su atuendo le aporta sencillez, elegancia y, sobre todo, comodidad.

escritora1
Pero también visualizo así vestidas a Agatha Christie, Muriel Spark, Ivy Compton-Burnett, Stella Gibbons o cualquier otra mujer escritora de principios del siglo XX, Un look para sentarse a escribir o para pasar muchas horas en la biblioteca, buceando en los archivos en busca de la documentación de sus novelas. O sentadas con una pierna cruzada sobre la otra a la altura del tobillo, fumando un cigarrillo con boquilla y debatiendo con vehemencia en alguna tertulia literaria.

escritora7
Nosotros hemos aprovechado la fantástica galería de Sombrerería Albiñana de la calle Magdalena para emular esa escena de Karen y presentaros el look de este mes de Vestidos y Sombreros. Un lugar acorde a un atuendo. Llevamos un pantalón gris de Humility1949, una chaqueta rosa de punto Lolitas&L, un cinturón de La Fée Maraboutée y zapatos estilo Oxford de Pons Quintana. Un look que podría encajar no sólo entre escritoras, sino entre las working girls, por ejemplo aquellas mujeres que cuando estalló la Primera Guerra Mundial, sustituyeron a los hombres en las fábricas y tuvieron que adapta su vestuario a las circunstancias (vistiendo pantalones y chaquetas en vez de vestidos y encajes) o entre las flappers, esa tendencia femenina surgida de Estados Unidos en los años 20 entre las chicas modernas e independientes que pretendía la equidad con el sexo masculino expresada vistiendo prendas holgadas y cómodas, llevando sombreros, monóculos o bastones, cortándose el pelo a lo chico y, ¡algo inaudito! fumando en público. Mujeres que acceden a puestos de trabajo y adquieren responsabilidades políticas.

escritora5
Como tocado, un maravillosos cloche en fieltro burdeos. Este sombrero que basa su éxito en la sencillez de líneas (en forma de campana cloche, sin apenas ala y cuerpo cilíndrico) fue diseñado por Caroline Reboux a comienzos de los 20 y supuso una pequeña revolución en la moda femenina, donde se impuso hasta mediados de los 30. El cloche quedaba encajado en la cabeza con lo que no se podía llevar con pelo largo y fomentaba así más el corte a lo garconne. La mujer debía de levantar el mentón y mirar hacia abajo, lo que reforzaba la idea de seguridad en si misma. Todo un símbolo, en suma, de empoderamiento femenino que hoy vuelve con fuerza.

Por Sandra Solís

Visita nuestras webs:
www.sombrerosybanderas.com y http://www.elantiguoiriarte.com, síguenos en Facebook e Instagram (@lasombrereria y @elantiguoiriarte) y dale a Me gusta en nuestras páginas. Verás qué ideas tenemos para ti.

Por Sandra Solís

Visto en: El antiguo Iriarte y Sombrerería Albiñana

Read Full Post »

Una tuberculosis fue el motivo de la creación del sombrero de cowboy. Así, como lo lees. Resulta que hacia finales del siglo XIX, John Batterson Stetson, un sombrerero que heredó el oficio de su padre, fue diagnosticado de esa terrible enfermedad y le dieron poco tiempo de vida. Decidió entonces hacer realidad uno de sus sueños y viajar al oeste de Estados Unidos, antes de que su días llegaran a término. Tras una buena temporada conviviendo con vaqueros y colonos comprobó que los sombreros que éstos llevaban, desde gorras, cascos militares o tocados de marinero, no resultaban en absoluto prácticos para un lugar con un clima tan extremo y en 1865, ya de regreso en Filadelfia, ideó un sombrero de fieltro impermeable con ala ancha y copa alta, que protegiera a los vaqueros del duro sol del Oeste. El sombrero pronto alcanzó popularidad y se le conoció como “Stetson”, al llevar en oro el nombre de éste grabado en la banda. Buffalo Bill o Will Rogers usaron sus modelos, al igual que los Texas Rangers, los más afamados cantantes de country y algunos presidentes norteamericanos. El sombrero de cowboy actual no se ha modificado apenas de aquel primer diseño de 1865 y es el icono por excelencia de la libertad y el estilo de vida americano. John Batterson moriría finalmente en 1906, a los 75 años, tras presidir la compañía de fabricación de sombreros más grande del mundo. Pero esa es otra historia.
En El antiguo IriarteSombrerería Albiñana hemos decidido despedir el verano dedicándole a este mítico tocado el look de la última entrega de “Vestidos y sombreros” de la temporada. Para ello, nos hemos puesto un modelo diseñado en paja, calado y con adornos de plumas, como complemento ideal de un vestido hippie, amarillo, largo hasta los tobillos y con franjas de macramé bajo el pecho, a la altura de los muslos y en las pantorrillas. Para darle un toque más veraniego, en vez de botas de vaquero, hemos optado por unas alpargatas de plataforma de Juncal Aguirre.

sombrero-vaquero
El vestido que hemos escogido, de la firma Lauren Vidal, también evoca la libertad y el inconformismo. En la década de los 60, los hippies utilizaron su atuendo como una forma de protesta ante una sociedad que consideraban conformista, bélica y manipuladora. Las mujeres comenzaron a dejarse el pelo largo, adoptaron los pantalones de campana casi como un uniforme, acortaron sus faldas hasta la mínima expresión y dejaron caer los vestidos sueltos hasta los tobillos. Querían poner fin a la opresión y a los corsés que les marcaba la sociedad.
El sombrero de cowboy y el vestido largo hippie, ambos icono de la libertad.
Hasta aquí nuestra entrada de hoy. En breve, colgaremos atractivas sugerencias para el próximo otoño y te contaremos su historia. Estamos seguros que os van a encantar.

Entretanto, visita nuestras webs:
www.sombrerosybanderas.com y http://www.elantiguoiriarte.com, síguenos en Facebook e Instagram (@lasombrereria y @elantiguoiriarte) y dale a Me gusta en nuestras páginas. Verás qué ideas tenemos para ti.

Por Sandra Solís

Visto en: El antiguo Iriarte y Sombrerería Albiñana

Read Full Post »

Coco Chanel bajó a las mujeres de los tacones, las liberó del corsé y acabó de un plumazo con las florituras y repollos que lucían en sus cabezas. Con ella llego la liberación en el vestuario femenino, la elegancia basada en la sencillez, la popularización entre todas las clases sociales de tejidos que con anterioridad sólo habían vestido las clases obreras, como el punto, y el uso de joyas menos ostentosas, como sus famosos collares de perlas.

Canotier

Coco desplumó los armarios de sus amantes y lució trajes chaqueta, pantalones, corbatas y camisas como ninguna mujer había osado hacerlo hasta entonces. A principios del siglo XX, dejó boquiabierta a la “créme de la créme” de Paris cuando apareció en el hipódromo vestida de traje sastre y sombrero canotier. Desde ese momento, no había dama que se preciara que no quisiera lucir una de las sencillas creaciones que Coco exponía en los escaparates de su sombrerería parisina.

Canotier

Nuestro look de este mes ha querido ser un homenaje a Coco y a todas aquellas personas que confían en su diferencia, arriesgan y siguen sus instintos. Y qué mejor que recordar a la modista francesa que tocadas con  ese canotier  que ella llevó a las carreras y vistiendo una camiseta de rayas marineras, prenda que la modista incorporó en su vestuario basándose en las prendas que vestían los marinos bretones de la armada naval francesa.

Canotier

Las camisetas del uniforme militar tenían rayas para facilitar la visión del marino en el agua por si caía por la borda y en su diseño original debían de constar de 21 listones blancos horizontales, en honor a las 21 victorias en la batalla de Napoleón Bonaparte. La modista lució esta camiseta con un pantalón ancho, de corte masculino, y zapato plano. En El antiguo Iriarte  llevamos la nuestra, de la marca Bato Peto, con unos pantalones culotte de lino de Humility 1949, unas sandalias también con rayas marineras de Geox y una mochila blanca de la colección MD20 de Mandarina Duck.

Canotier

Para buscar el origen del canotier abandonamos Francia y nos vamos a Italia, aunque no dejamos el ambiente marinero. Llamado también “el sombrero de los navegantes”, fue el tocado que usaron los gondoleros de Venecia, adornado con una cinta larga para distinguirse de los oficiales de marina. Se trata de un sombrero de paja de copa recta, parte superior plana y ala corta, plana y rígida, normalmente adornado con una cinta de color o negra.  A comienzos del XIX, los emigrantes italianos a Estados Unidos popularizaron este sombrero entre la clase media, que lo añadió a su atuendo veraniego para protegerse del sol en excursiones campestres.

Canotier

A su vez, en Francia, fueron las mujeres las que incorporaron este tocado de paja a sus atuendos deportivos para practicar tenis, ciclismo o paseos por el mar. Entre 1910 y 1940, el uso del canotier se popularizó entre los hombres por la frescura de su material, su ligereza y su bajo coste. Fred Astaire o Gene Kelly lo hicieron universal en sus películas.

Nosotras llevamos uno de los distintos modelos que tenemos en Sombrerería Albiñana, fabricado en paja natural y con un acabado adaptado al look que lucimos hoy.

Y hasta aquí nuestro outfit veraniego. ¡Nos vamos al mar!

Visita nuestras webs, www.sombrerosybanderas.com y http://www.elantiguoiriarte.com, síguenos en Facebook e Instagram (@lasombrereria y @elantiguoiriarte) y dale a Me gusta en nuestras páginas. Verás qué ideas tenemos para ti.

Por Sandra Solís

Visto en: El antiguo Iriarte y Sombrerería Albiñana

Read Full Post »

Aunque continuamente en Sombrerería Albiñana publicamos información sobre nuestro negocio, hay logros y proyectos que es imposible transmitir. Bien porque no creemos que puedan resultar interesantes, o bien por tratarse de proyectos en desarrollo. Pero hoy, debido a la nueva legislación que se aplicará sobre la utilización de las bolsas de plástico en el comercio, queremos contarles un trabajo que llevamos realizando desde el año 2016: convertir Sombrerería Albiñana en un Comercio Sostenible. Es un proyecto ambicioso y que afecta a todo el sistema de funcionamiento de nuestras tiendas. Abarca desde el equipo de trabajo al producto y sobre todo al cuidado del medio ambiente.

Comercio Sostenible

Albiñana hace ya varios años que ha incorporado el papel reciclado en sus bolsas y papel de regalo, también en las tarjetas de visita y últimamente en todo el material impreso que entregamos a los clientes: facturas, presupuestos, albaranes, etc. Aunque en el apartado burocrático, el objetivo es eliminar completamente la utilización del papel.
Iluminación, consumo eléctrico, reciclado y clasificación de residuos son aspectos que también están, o bien adaptados plenamente a nuestro funcionamiento, o en proceso de aplicación.
Pero no solo un comercio es sostenible por cuidar del medio ambiente, también lo es por cuidar de las personas que participan de él. Es por ello que cada día en Sombrerería Albiñana nos preocupan más las condiciones y origen de la elaboración del producto que ofrecemos en la tienda. Este aspecto es quizás uno de los más complicados y también uno en los que más esfuerzos estamos aplicando.
No todo se queda aquí, y no queremos desvelar más aspectos, ya que en breve podremos presentar el resto.
Ya ven, en Sombrerería Albiñana queremos ofrecerles el mejor producto y atención, también queremos que nuestro trabajo, aunque de una forma muy modesta, contribuya a cuidar del entorno.

Sombrerería Albiñana un negocio que camina hacia la sostenibilidad.

Visto en: Sombrerería Albiñana

Read Full Post »

Climas cálidos, grandes viajes, guerras tribales, aventuras. Eso es lo que nos sugiere el complemento que hemos escogido para nuestra segunda entrega de Vestidos y Sombreros: el salacot. Si hay un elemento por excelencia que recuerde a exploradores y cazadores es este sombrero en forma de casquete, cuyo humilde origen lo encontramos en Filipinas, donde comenzó a fabricarse con tejido vegetal con el objeto de proteger del sol, y elevado a icono del ejército inglés durante el Imperialismo Británico. Pero también fue utilizado por alemanes, franceses, belgas y españoles. De hecho, fue el sombrero que lucía la guardia urbana en las Palmas de Gran Canaria, Barcelona, Vigo o Cádiz hasta mediados de los 70. Confeccionado de paja o de tiras de hojas de caña, es totalmente rígido y se sujeta a la cabeza mediante una badana para que el aire circule por su interior. En el casco, suele tener unos agujeros (a modo de chimenea de salida) y puede incorporar un barboquejo, la cinta que lo sujeta a la barbilla. Nuestro modelo es de la firma STETSON.

Vestidos y Sombreros

Si bien lo lucía como nadie Wes Bentley encarnando al capitán Durrance en la película “Las cuatro plumas”, a nosotros nos fascina la versión safari que protagonizaron Robert Redford y Meryl Streep en “Memorias de Africa”. Por eso nuestro look lo hemos completado con una sahariana de algodón, en verde caqui, grandes bolsos de plastón y frunce en la cintura de Humility 1949. Al igual que el salacot, la sahariana tiene su origen en los atuendos militares que llevaban las tropas inglesas en la India a comienzos del siglo XIX. Su color, caqui o beis, igual que la tierra, hacía que los soldados pasaran desapercibidos. A mediados del siglo XX, Ernest Hemingway lució una de estas prendas durante una cacería que realizó en Kenia por lo que también comenzó a conocerse como “chaqueta safari”. Clark Gable, Peter O´Toole o Theodore Roosvelt fueron otros asiduos a este chaquetón. En 1968, Ives Saint Laurent lanzó la primera sahariana para mujer como parte de su colección “África”. Desde entonces, esta parka se ha incorporado, en todo tipo de versiones y colores, al fondo de armario tanto masculino como femenino.

Vestidos y Sombreros

En Albiñana y El antiguo Iriarte hemos completado nuestro look con una camisa blanca de algodón de escote pico y línea muy sencilla, también de Humility 1949; un pantalón slim de cintura alta y tejido de gabardina en beis, de Lauren Vidal; una cartera de piel trenzada con tapa de aires vintage, de BIBA, y unos zapatos de cordones, estilo dandi, de Dei Colli. Prendas que evocan otra época y sombreros que recuerdan grandes aventuras y países exóticos adaptados a nuestros días. Si hay algo divertido en la moda es esa reinvención constante y ese juego con las tendencias y con nuestra personalidad y estado de ánimo. Hoy nos sentimos exploradores. ¡Y, en un mes, una nueva aventura!

Visita nuestras webs, www.sombrerosybanderas.com y www.elantiguoiriarte.com, síguenos en Facebook e Instagram (@lasombrereria y @elantiguoiriarte) y dale a Me gusta en nuestras páginas. Verás qué ideas tenemos para ti.

Por Sandra Solís

Visto en: El antiguo Iriarte y Sombrerería Albiñana

Read Full Post »

Desde Sombrerería Albiñana queremos desearles de todo corazón un Feliz y Próspero Año 2018.

Feliz 2018

Un deseo que les transmitimos de parte de todo el equipo que formamos Sombrerería Albiñana. Por supuesto también agradecerles su compañía durante el 2017; esperamos seguir contando con todos ustedes para el 2018.

Feliz y Próspero Año Nuevo 2018

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: